Crónica: Ludo Ergo Sum 2017

¡Saludos!

Volvemos de las jornadas de Madrid, Ludo Ergo Sum 2017, con un buen número de juegos disputados, y el ánimo bien alto tras las estupendas críticas recibidas, tanto del sistema de juego como del aspecto visual del nuevo prototipo.

Más de mil personas se reunieron en el enorme recinto, con cafetería, tiendas, y decenas de mesas con exhibición de prototipos, partidas de rol (muy numerosas), batallas de miniaturas, juegos de mesa… y el mercadillo (con una cola imposible).

El viernes por la tarde, en la zona de prototipos, montamos por primera vez el nuevo tablero, recién impreso, y recibimos a los primeros jugadores. Uno de ellos fue Pedro Pedrotronicus, a quien tuvimos la suerte de conocer en las pasadas LES2016, y que nos regaló entonces, después de jugar 4 partidas seguidas, una estupenda crónica (incluso se molestó en traducirla al inglés).

Nota: este nuevo prototipo aún cuenta con varios elementos provisionales, como el tablero de CRONOS o las miniaturas (que son conversiones de otras marcas).

batalla campal

Los 4 jugadores se dividen en dos bandos, para una partida de 1 única prueba, en la arena rectangular. De izquierda a derecha: Pedro Pedrotronicus con Petauristae (Acróbatas) y Alfonso con Sine Scuto (Sin Escudo), se enfrentan a Pablo Ginés con Scutarii (Escudos Grandes) y Elías Ginés con Parmularii (Escudos Pequeños).

Participan casi todos los luchadores del equipo: 2 Esclavos, las 3 Fieras y 1 Gladiador por jugador. En el sortitio, Pablo decide no sobornar y su Samnita de nivel III falla la tirada… cediendo el paso a un poco convencido Secutor I. El resto presentan a sus Gladiadores sin problemas: Paegniaria, Retiaria y Provocator, todos a nivel II.

Una vez explicadas las reglas de movimiento y ataque, ¡comienza la batalla!

La primera baja del nuevo prototipo es un Esclavo naranja, que muere devorado por una Hiena roja. Los rojos de Pablo empiezan bien, pero sus aliados verdes, sordos a los consejos se lanzan contra el enemigo en una carga suicida y son diezmados. “Así aprenderás a hacer caso a tu padre”, sentencia Pablo.

¡CRONOS! El calor debilita a todos los luchadores, que sufren 1 Herida, y además se abre un letal Foso a pocos pasos del Provocator verde: la diosa Minerva vela por su protegido, y no hay consecuencias graves. En el centro de la arena, el Leopardo, la Retiaria y el Tigre, atacan a León, pero su gruesa piel lo resiste todo.

Viendo la ocasión propicia, la Paegniaria naranja de Pedro, que está siendo ferozmente atacada por el Provocator verde de Elías, anuncia “¡Rayo de Júpiter!”, y gasta un total de cuatro cartas de maniobra. Pero Pablo contesta a su vez “¡Fatum!”, para salvar a su compañero, y el rayo muere en los cielos… despertando la ira de Pedro, que truena ante tamaña injusticia.

La Pantera verde, con el ruido, se asusta tanto que decide, voluntariamente, refugiarse en el Foso, al que cae de un salto.

Por si fuera poco, en los turnos siguientes, tras barajar los descartes, el Rayo de Júpiter llega a la mano de Pablo, que puede lanzar con ella el terrible combo Júpiter + Rayo de Júpiter, y el León rojo abate al Tigre naranja. Es el último éxito del equipo rojo y verde, que es vencido en los siguientes turnos… ¡incluso un Licaón baja al Foso a comerse a la Pantera cobarde!

¡Victoria de Pedro y Alfonso! Los campeones consiguen cada uno dos palmas, una por la victoria (son tres palmas a repartir, por lo que una de ellas se parte en sestercios) y otra por los sendos objetivos secundarios conseguidos (vencer el mayor número de Fieras/Esclavos y Gladiadores).

Pedro Pedrotronicus (Petauristae): 15.700 ss
Alfonso Pratchettus: 14.100 ss
Elías Ginés Ultor: 2.200 ss
Pablo Ginés Pater: 900 ss

Preguntando por su opinión a los nuevos jugadores, Alfonso reconoce la angustia sufrida al tener a sus luchadores a 1 Herida, y Pablo destaca la agilidad del combate y las cartas de maniobra. Elías proclama: “¡me ha gustado y quiero venganza!” 😀

escarmiento público

En esta partida, se sienta a la mesa Attia Dimacherus, que también probó el juego en las LES 2016, y apoyó la campaña de KS de 2016. Attia es una retiaria real, del Ludus Gladiatorium Vulcanum, con gran experiencia en combate (incruento). ¡No podíamos dejar de fotografiarla con nuestra Retiaria! Le cedemos, naturalmente, a los Sine Scutum.

Viene además muy bien acompañada por sus dos hijos, Hernán y Alonso, que nos enseñan el saludo romano mientras una veintena de caballeros jedi atraviesan la sala con los sables de luz encendidos.

Al otro lado de la mesa, dos novatos en Gladiatoris, mas expertos en muchos otros juegos de mesa: Pedro (Parmularii) y Alberto (Scutarii).

En la primera prueba, las Fieras descuartizan a unos indefensos Esclavos… y Alonso (que pilla las reglas al vuelo pese a su corta edad) es todo un espectáculo lanzando los dados.

Alberto consigue vencer a dos Esclavos, por lo que gana la palma de esta primera prueba. Y sumada a un Regalo del César (carta de munera), es toda una fortuna.

Attia es una mina de conocimiento práctico sobre los gladiadores, y nos explica sus dificultades para luchar con el pugio en la misma mano que el tridente: una vez arrojada la red, el estilo de combate cambia, y adelanta el puñal en la mano izquierda mientras deja atrás el tridente en la mano derecha, como un duelista del siglo XVII armado con espada de lazo y daga de vela. También nos cuenta cómo se enfrenta a la mole de un murmillo o de un secutor, gladiadores muy pesados a los que es mejor esquivar cuando cargan (y poner la zancadilla de paso).

En la segunda prueba, salen por fin los Gladiadores: una Retiaria, un Provocator y un Secutor; luchan rodeados de grandes felinos. Los dos gladiadores con escudo, ignorando a las fieras (aunque el Provocator tiene que ignorar unas heridas muy graves, mientras le muerden las piernas), se lanzan a por la Retiaria.

“Qué miedo tenéis del retiario… eso es porque se nos ve la cara” sentencia Attia.

El Provocator de Pedro ha perdido mucha sangre, pero tiene en la mano la salvación, en la forma de un combo Ceres + Aliento de Ceres (que cura nada menos que 6 Heridas). Sin embargo, un Oráculo de Juno consultado por la Retiaria… ¡le deja sin el Aliento de Ceres! El Provocator grita impotente mientras los felinos dan buena cuenta de él, y los espectadores (sobretodo Alonso) aplauden de alegría.

Sólo queda el tradicional duelo entre el Secutor y la Retiaria, que se prolonga varios turnos: ambos luchadores están bien equilibrados, y la potencia ofensiva de la Retiaria es contrarrestada varias veces por el scutum del Secutor. ¡Parece que será un empate!

Finalmente, en el último turno, una tirada cuajada de críticos acaba con el Scutarii. Attia y Alonso celebran la  épica victoria. Ambos jugadores han aprovechado muy bien sus cartas, pero la Retiaria se lleva la victoria.

A la hora de entregar los premios, resulta que han sobrevivido las fieras verde y roja, por lo que los tres jugadores se reparten las 2 palmas (2.000 ss cada uno).

Así que, finalmente, la victoria es para el lanista Alberto, que con 7.900 sestercios es el más rico de los tres. Pero eso no le quita la (merecida) victoria moral a Attia y Alonso. 🙂

Alberto Albhargalus (Scutarii): 7.900 ss
Pedro Chetus: 3.100 ss
Attia Dimacherus: 2.500 ss

juego en solitario

El sábado por la mañana  volvimos a la segunda jornada de las Ludo Ergo Sum 2017. Antes de que llegaran los jugadores, preparamos una partida en solitario y Gerardo se puso al frente de los 3 Gladiadores Parmularii (Escudos Pequeños).

Se trata de una única prueba de XII turnos, en la que los Gladiadores deben enfrentarse a varias oleadas de Esclavos y Fieras “grises”. Invirtiendo sus 3.000 ss, y tras obtener un Fors Fortuna, Gerardo Lanarch saca a la arena un Provocator I, Thraex II y una Hoplomaca III con ayuda de Júpiter.

Aunque la partida empieza muy bien, de pronto se unen dos oleadas seguidas de Fieras, y los Gladiadores empiezan a ser derrotados siguiendo el mismo orden de sus niveles.

Una vez que cae el Thraex II, la situación se hace desesperada para la Hoplomaca, que se refugia contra el muro de la arena. En el turno II, muy cerca del final de la partida, es derribada por un Esclavo II y devorada por los Perros de Presa.

Gerardo Lanarch/Barbus Maximus (Parmularii):  4.800 ss 

Al mirar la tabla de victoria del Juego en Solitario, comprobamos que, con 4.800 ss…¡es una “derrota aplastante”! Jugar contra el tablero no es tan fácil como parecía… 😀

doble hacha

En el palacio de la doble hacha, se enfrentan dos jugadores novatos contra la veterana Attia (+Alonso). Attia escoge esta vez a los Parmularii (Escudos Pequeños), Denis a los Scutarii (Escudos Grandes) y Eduardo a los Sine Scuto (Sin Escudo). En el último momento me uno a la partida (para la batalla de la última prueba es necesario un número par), y me quedo con los Petauristae (Acróbatas).

1ª Prueba: carrera sangrienta. El primer Gladiador en llegar al centro de la arena, sorteando a un grupo de Esclavos, se llevará una palma. Los gladiadores con escudo son más lentos: la Hoplomaca II de Attia mueve 5 casillas, y la Samnita III de Denis mueve 6 casillas, mientras que el Dimachaerus III de Eduardo y mi Desultor II mueven ambos 7 casillas, por lo que pueden llegar corriendo (+4 casillas) en dos turnos, siempre que los Esclavos (o los dioses) no se lo impidan.

Eso le ocurre al pobre Dimachaerus, que se encuentra con una melé de Esclavos rojos y naranjas, mientras que el Desultor llega corriendo con facilidad a la meta, sin necesidad siquiera de emplear su pértiga para saltar sobre sus enemigos. ¡Una palma! 🙂

2ª Prueba: ¡que entren las fieras! Los Gladiadores comienzan la prueba en la misma posición en la que terminaron la anterior, y entran los cánidos por las puertas. Se lleva 1 palma el que venza a más Fieras, y otra el que venza a más Gladiadores.

La situación es complicada para mi Desultor, que atrae las miradas asesinas de los otros tres Gladiadores, así que decide correr y saltar por encima de los Perros de Presa azules, para alejarse lo máximo posible del centro de la arena. “¡Pavidus!” gritan los jugadores a coro.

La huida del Desultor termina cuando un desafortunado CRONOS abre un Foso bajo sus pies… ¡en el que cae vencido! Pero ningún jugador se lleva esa baja, y los demás jugadores se reparten la palma por matar Gladiadores, mientras que Attia gana limpiamente la palma por cazar Fieras.

3ª Prueba: batalla entre facciones. Parmularii y Scutarii vs Sine Scutum y Petauristae. La Samnita arremete contra el Dimachaerus, pero un estupendo combo Júpiter + Rayo de Júpiter de Eduardo la convierte en un cráter humeante antes de que pueda hacer nada. ¡Empezamos bien! Además, con una trampa de Aceite en el camino, mis luchadores son los últimos en llegar al violento combate.

La Hoplomaca de Attia está en racha, y varios Esclavos caen por su lanza antes de, en venganza de su aliado, enfrentarse en duelo mortal al Dimachaerus.

Una serie de excepcionales tiradas de ataque (la última de 5 éxitos y 1 derribo contra 2 mantenerse en pie) acaba con el Dimachaerus. Al ver esto, mi Desultor pone de nuevo pies en polvorosa, pero una vez más un nuevo Foso se interpone en su camino, y es devorado por el León rojo.

¡Nos quedamos sin Gladiadores!

Tras el reparto (y robo) de palmas, la victoria se decanta, sin duda alguna, para los Parmularii verdes de Attia. ¡Enhorabuena!

Attia Dimacherus Retiaria (Parmularii): 19.100 ss
David Thraex: 8.300 ss
Eduardo Laredus: 3.600 ss
Denis Samnes: 3.000 ss

juegos de augusto

En la arena privada de un rico terrateniente romano, dos nuevos jugadores, Juanma (Acróbatas) y Juan (Escudos Grandes) van a probar suerte contra Elías Ginés Ultor (Parmularii). Luis será en esta ocasión quien lleve la partida, con Pedro a su lado tomando buena nota de todo… y es que a petición de Pedro Pedrotronicus, vamos a probar una nueva regla: el jugador que saque una carta de CRONOS recibirá 200 ss (y no se cambiará por otra carta antes del saludo al emperador).

1ª Prueba: venatio. Las Fieras realizan un gran papel, cazando a sus cazadores. Destaca el Licaón naranja de Juanma, que obtiene 7 éxitos en 3 dados de ataque (a base de críticos) contra el Lobo verde de Elías. Obtienen la victoria compartida los naranjas y verdes, repartiéndose el premio de 1.500 ss (700 ss a cada uno). ¡Mala suerte para Juan!

2ª Prueba: ludi meridiani. Los grandes felinos devoran con rapidez a los condenados ad bestias; el León de Juan se ve obligado a comerse a su propio Esclavo, para poder empatar a 3 bandas y repartirse la palma (3.000 ss, 1.000 ss cada uno).

3ª Prueba: munus. Se enfrentan dos Gladiadores por jugador, en duelos singulares. Las risas se despiertan cuando los Gladiadores empiezan a fallar las tiradas de sortitio: el Provocator II con Fors Fortuna y 300 ss en sobornos obtiene un “1” y falla; el Desultor I falla; y el Samnita II de Juan, con 200 ss en sobornos, obtiene un “3” y también falla.

Thraex I vs Paegniaria II
Hoplomaca II vs Murmillo I
Lusitor I vs Secutor II

¡Empiezan los duelos! El Thraex sufre un ¡Atrás!; la Paegniaria le disloca un brazo con su lazo y sale corriendo hacia su amigo el Lusitor. La Hoplomaca obtiene 5 aciertos con 4 dados de ataque, pero no son suficientes para herir al blindado Murmillo, que se mueve a su vez para apoyar al Secutor. Viéndose sin rivales, la Hoplomaca retrocede en vez de atacar, con lo que se gana unos cuantos latigazos por PAVIDUS.

En el segundo turno, los lorarii tienen que trabajar duro para intentar separar a los dos Gladiadores que han ignorado su emparejamiento. El Secutor rojo, cambiando de parecer, vuelve a por la Hoplomaca, y es fulminado por un Rayo de Júpiter… ¡un poco antes de que una Cólera de los Dioses se cebe con el Murmillo!

Juan maldice a los dioses, y abrimos el debate sobre el nuevo mazo de maniobra, en el que habrá que volver a introducir el segundo Fatum que habíamos quitado en este nuevo prototipo (las reglas que funcionan es mejor no tocarlas).

En los siguientes turnos, los naranjas acaban con el Thraex y la Hoplomaca, obteniendo una victoria aplastante. ¡Salve, Juanma!

Juanma Gratissimum (Petauristae): 11.800 ss
Elías Ginés Ultor: 1.200 ss
Juan Infelicis: 200 ss

ríos de sangre

Elías sigue con ganas de lanzar dados, y Pedro quiere reengancharse, así que Luis prepara una partida de dos arenas, con Fosos con Agua… ¡la más letal de las trampas! 🙂 Así es: cualquiera que caiga al agua será vencido inmediatamente, y además los bordes están resbaladizos (al ser derribados en contacto, los luchadores se caerán al agua).

1ª Prueba. Batalla en el río. Los Parmularii de Elías y los Sine Scutum de Pedro se enfrentan a los Petauristae de Luis y los Scutarii de Gerardo, en una desigual batalla, en la que las armas largas demuestran lo que valen.

2ª Prueba. Isla salvaje. Gladiadores y Fieras grandes se enfrentan, todos contra todos, en un bosque artificial rodeado por el agua. La suerte está del lado de la Retiaria II y el Laquearius II de Pedro, ayudados por Belona (¡6 dados de ataque cada uno!), que, pese a no poder usar sus armas largas en el bosque, acaban con la mayoría de sus enemigos.

Pedro Pedrotronicus/Cronus: 15.000 ss
Elías Ginés Ultor: 7.500 ss
Gerardo Lanarch/Barbus Maximus: 5.400 ss
Luis Lusitor: 1.200 ss

Lucha de fieras

Al final de esta larga jornada de juegos, todavía tenemos tiempo para enseñar las reglas a algunos jugadores más… ¡pero la organización de las jornadas nos avisa de que no hay tiempo para más! Con un éxito de participación y críticas, nos vamos felices y exhaustos.

señor de la colina

El domingo, mientras esperamos a los jugadores que habían pedido turno el día anterior, Pedro (rojos), Luis (naranjas) y yo (verdes) jugamos una partida rápida de una prueba: 1 palma por sobrevivir, 1 palma al que venza más Esclavos “grises” (los azules), y 1 palma al que venza más Gladiadores grises; además (con 3.000 ss iniciales), los luchadores de nivel I cuestan 500 ss.

Los luchadores tienen seis puentes para acceder a la isla, y si tropiezan y caen al agua serán vencidos: es lo que le ocurre a mi Thraex, que derribado por el bastón contrapesado del Lusitor. El centro de la arena se llena rápidamente de combatientes.

Aunque diezmados, los luchadores verdes (todos de nivel I) consiguen dar el golpe de gracia a dos Esclavos y a dos Gladiadores grises: ¡2 palmas! Al llegar los nuevos jugadores, se declara muerte súbita y, casi sin tiempo para contar los sestercios, se reparte la palma entre los tres todos (1.000 ss a cada uno).

David Thraex (Parmularii): 14.000 ss
Luis Lusitor: ¿?
Pedro Pedrotronicus/Cronus: ¿?

escarmiento público

Adrián Petauristae (Acróbatas naranjas) y José Parmularii (Escudos Pequeños verdes) se sientan a la mesa contra mis Scutarii (Escudos Grandes rojos).

1ª Prueba: esclavos a los lobos. Pese a alguna Fiera furiosa o cobarde, la prueba termina en empate y los tres jugadores nos repartimos una palma (1.000 ss cada uno).

Con el nuevo sistema, en lugar del dado de fieras naranja (DF), cada vez que ataca una Fiera debe sacar una carta de maniobra, sólo para mirar el icono del DF.

Los augures podían predecir el futuro observando el comportamiento de las bestias…

2ª Prueba: gladiadores a los leones. Rodeados de aceite en llamas, los Gladiadores juegan sus cartas de maniobra. La Pantera y el Tigre son los primeros en caer, y les sigue el Desultor, mediante intervención divina.

El caprichoso CRONOS abre todas las trampas del tablero, y el Murmillo y el Thraex, ambos gravemente heridos, acaban disputando un duelo en el fondo del Foso.

El golpe final de la gladius del Murmillo rompe la defensa del Thraex y acaba con él pero, en un último movimiento (por una Pifia en el ataque), el gladiador verde clava su sica en la yugular del Murmillo. ¡Ambos caen muertos sobre las losas del Foso!

Por fortuna, mi León rojo consigue sobrevivir, obteniendo 2 palmas para el lanista. ¡Pero ha sido un justo empate para los Gladiadores!

Al acabar la partida, la crítica de José, de Alquimia Juegos, es estupenda: “este es el tipo de juego que le gusta a mis jugadores”. 😀

David Thraex (Scutarii): 12.900 ss
José Alchimia Ludi: 2.400 ss
Adrián Rugiet: 1.400 ss

matanza de esclavos

Y llegamos a la última partida de las LES 2017: una Matanza de Esclavos reducida a dos pruebas. Participan Javier con Scutarii (Escudos Grandes), Leo con Parmularii (Escudos Pequeños), Álvaro con Sine Scuto (Sin Escudo), y Esperanza con Petauristae (Acróbatas).

1ª Prueba: esclavos a los leones. Cada jugador coloca 2 Esclavos en el centro de la arena, y 1 Fiera grande en su puerta; gana 1 palma el que venza mayor número de Esclavos. Destacan el León rojo de Javier, que decide huir cada vez que tiene una buena tirada de dados. La palma se reparte entre los demás jugadores.

2ª Prueba: lucha de gladiadores y alimañas. 1 Esclavo es arrojado al Foso con 2 Fieras enemigas, y los Gladiadores entran por sus puertas. Los verdes amañan el programa para sacar al Provocator, que se va a dedicar al “juego sucio” (su habilidad especial) y a trampear con sus cartas toda la prueba.

El Dimachaerus azul salta al Foso y acaba con las Fieras, asegurándose 1 palma por matar el mayor número de alimañas. También salta el Provocator verde. El Murmillo rojo empieza una sufrida carrera por alcanzar a la Paegniaria naranja, sin conseguirlo.

¡El scutum es muy pesado!

En el Foso del Esclavo rojo (un superviviente nato), se juntan las Fieras de tres jugadores y dos Gladiadores… la Paegniaria atacando desde lo alto con su lazo.

Al final, acaban luchando en el puente sobre el Foso el Dimachaerus y el Murmillo: vence el gladiador rojo de Javier pero, desde fuera del puente, la Paegniaria y los dos Licaones le observan hambrientos… la victoria será para Esperanza, que termina la prueba con sus Fieras y su Gladiadora en pie. ¡Gran partida para los Acróbatas!

Esperanza Paegniaria Formidulosa (Petauristae): 12.900 ss
Álvaro Gladiator Foraminis: 8.300 ss
Leo Decipiat: 1.700 ss
Javier Leo Pavidus: 1.500 ss

¡Muchas gracias a todos los jugadores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *