Supercrónica del Festival de Juegos de Córdoba 2016 II

Seguimos con la…

SUPERCrÓNICa DE LOS LUDI COrDUBAe
Parte II*

* Viene de la Supercrónica Parte I.

NOTA: La mayoría de las fotos corresponden al prototipo no comercial de Gladiatoris, y las miniaturas de estas fotografías (salvo nuestro Thraex y Retiaria colosales) son conversiones de otras marcas; no son propiedad de EscenaRYS.

¡…Y volvimos a la mayor vorágine de juegos que hemos vivido! Más de mil personas entre los dos patios y pasillos del palacio, y más peticiones de nuevos jugadores que espacio en las mesas… ¡se sucedieron una tras otra, hasta tres partidas al mismo tiempo!

Desbordados, entretuvimos a los jugadores en cola con partidas de Urban Explorers y Populi Turolii, hasta que la mesa amarilla no fue suficiente y colonizamos las naranjas.

José con los verdes, Leandro con los rojos, y Manolo con los naranjas, se enfrentaron entre sí en la arena privada, bajo un sol abrasador (una fina pero muy molesta franja de luz) que obligó a usar el cartel Urban Explorers como improvisado velarium.

Leandro consiguió la victoria por los pelos, en una partida muy reñida:

Leandro (Scutarii): 7.000 sestercios
José (Parmularii): 4.600 sestercios
Manolo (Petauristae): 3.300 sestercios

¡Tatatacháaan! ¡Fanfarria de trompetas! Como estaba anunciada en la programación, en esta mañana del sábado se disputaría una GRAN CACERÍA. Los venatores, consumados jugadores, con muchos puntos de experiencia a las espaldas, que se habían interesado por Gladiatoris en las redes y venían con intención de probar el juego. ¡Y nos echamos unas buenas carcajadas con ellos! De izquierda a derecha, Manolo, Fernando y Pablo.

La partida, de una prueba, enfrentaba a un Gladiador, una Fiera grande, dos Fieras pequeñas y dos Esclavos de cada equipo… ¡un montón de luchadores! Los nuevos jugadores escogieron su color entre los equipos de las ampliaciones Colosseum (Acorazados blancos y Verdugos negros), y Venatio (Cazadores morados y Domadores amarillos), y aplicamos las reglas de apuestas. Úrsidos y bóvidos abrazan, arrollan y pisotean a los indefensos Esclavos.

El Taurarius II morado se dedica a lanzarse venablos a los pies, mientras el Crupellarius III, un tanque indestructible pero afortunadamente lento, es esquivado por sus víctimas, incluso por el ciego Andabata II. El Oso del Atlas es rodeado de venatores y despedazado, y el letal Uro III se enfrenta al no menos formidable Oso Pardo III. Mientras mi Amazona II evita el combate (y los marcadores de PAVIDUS) disparando flechas desde una esquina. ¡La estrella de la jornada es un heroico Jabalí morado de Pablo que acaba con numerosos enemigos y aguanta el tipo contra el Búfalo!

El duelo entre el Uro y mi Oso Pardo acaba con la arena llena de tripas de oso… pero mi Amazona corre como el viento para alejarse del Crupellarius (al que sólo han herido los CRONOS, menuda bestia de gladiador), y consigue sobrevivir hasta el final de la partida.

¡Gran actuación de mis Domadores amarillos! Pese a la inútil Amazona (hizo todo el trabajo el Oso Pardo) acumulo 9 víctimas y consigo… ¡3 palmas! En segundo lugar con 8 piezas, Fernando se lleva 2 palmas; Pablo, con 6 piezas, consigue 1 palma… y Manolo, con 3 piezas y un Crupellarius intacto, se queda sin palmas. Contamos los sestercios… ¡y gano la partida por 3.600 sestercios! 🙂

David (Domadores): 18.500 sestercios
Fernando (Vengadores): 14.900 sestercios
Pablo (Cazadores): 8.300 sestercios
Manolo (Acorazados): 2.400 sestercios

¿Pero… no se nos olvida algo? Fernando pregunta por los dos marcadores de apuestas en los que invirtió sus buenos sestercios al principio de la partida, uno por él (boleto sin premio) y otro por mí… ¡boleto con premio! Como único acertante de una apuesta de 600 sestercios recibe… ¡4.200 sestercios, que le ponen en cabeza!

Fernando (Vengadores): 19.100 sestercios
David (Domadores): 18.500 sestercios
Pablo (Cazadores): 8.300 sestercios
Manolo (Acorazados): 2.400 sestercios

Es lo mismo que ocurrió en la final de la liga de 2012, cuya anécdota les había contado al inicio de la partida… ¡menuda coincidencia! Así, como Gloria se quedó sin equipo propio en esa liga debido a una apuesta olvidada, yo pierdo la victoria. ¡Pero fue una partida de Gladiatoris memorable (tanto, que hoy seguimos hablando de ella en Darkstone)! ¡Enhorabuena, jugadores!

Volviendo a la mesa amarilla, un consumado jugador, Rubén, autor del juego de rol Las Cicatrices del Mundo, se enfrenta a dos no menos sagaces jóvenes (que nos recuerdan a nosotros mismos a su edad, calculadores e implacables), en otra EXHIBICIÓN DE FIERAS. Nos encantó cómo tiraba los dados uno de los dos jugadores más pequeños, de uno en uno, para crear suspense (y que los dos estaban entusiasmados con el juego).

La batalla culmina en un duelo épico entre la Retiaria, la Samnita, y el Thraex… ¡y los tres aguantan hasta el final de la prueba! Como se reparten las palmas, la recaudación es pequeña y la victoria muy justa. ¡Pero fue una partida de la que hablamos mucho en el viaje de regreso a Madrid! Y es que resulta muy gratificante “enganchar” a los más jóvenes, como nos ocurrió a nosotros con Heroquest y MERP en su día…

Manuel (Parmularii): 4.800 sestercios
Rubén (Sine Scuto): 3.600 sestercios
Rodrigo (Scutarii): 2.900 sestercios

En la mesa negra tenemos a otro joven jugador, participando en una rápida e improvisada LUCHA DE FIERAS, sin Gladiadores ni Esclavos.

En esta ocasión, el lento y pesado Búfalo es la estrella de la arena, y aguanta los zarpazos del Oso Pardo y los mordisco de las Pitones.

José Luis (Acorazados): 6.400 sestercios
Miguel Ángel (Domadores): 1.000 sestercios
Ramón (Verdugos): 1.000 sestercios

¡Más partidas! Marcos y Luis dejan temporalmente las mesas de Populi Turolii y Urban Explorers ante la afluencia de lanistae, y empezamos a quedarnos cortos de dados especiales.

En el lateral izquierdo de la mesa amarilla se organiza una EXHIBICIÓN DE FIERAS, en la que participan tres amantes de los gladiadores. ¡Nos encantó la camiseta de Dani! Jugó con los Escudos Pequeños verdes, pero no consiguió la victoria: se llevó la palma el Secutor rojo de Rafa, único superviviente junto con una Hiena también roja. ¡Salve, Gladiadores!

Rafa (Scutarii): 10.100 sestercios
Carlos (Sine Scuto): 4.800 sestercios
Dani (Parmularii): 3.300 sestercios

En el lateral derecho… ¡Salen los grupos de Gladiadores, de la ampliación Gregatim! Se trata de tres equipos similares en aspecto y técnica a los tres equipos principales del juego básico, pero cuyos Gladiadores son todos iguales (por los que les tienen sin cuidado las tiradas de sortitio y missio), y se entrenan al mismo tiempo. Estos equipos son especialmente efectivos en partidas con más de un Gladiador en la arena. Y son un complemento perfecto para el juego básico, con los que organizar partidas de hasta 6 jugadores (por lo que, estad atentos, tendrán un hueco en la campaña de Kickstarter). ¡Estamos diseñando sus nuevos emblemas! Podéis ver los emblemas viejos aquí.

Fede escoge a los Thraeces, de color verde oscuro… ¡con un Tigre del Caspio en lugar de una Pantera! Alberto escoge a los Murmillones, de color rojo oscuro, con un poderoso León del Atlas, en lugar de León. Y Gerardo se queda con los Retiarii, de color azul oscuro: en lugar de Leopardo (que mueve 9 casillas) tienen a un Guepardo… ¡que mueve 10 casillas, y es el luchador más rápido del juego!

A pesar de ser machacado por dos novatos, Gerardo declaró que esta partida “moló mucho”: ¡terminó con un doble KO de los Gladiadores, por lo que se repartió el premio de la segunda prueba entre los tres! Y, como Fede había ganado la primera prueba (1 palma), consiguió la victoria:

Fede (Thraeces): 9.300 sestercios
Alberto (Murmillones): 2.800 sestercios
Gerardo (Retiarii): 2.100 sestercios

En la siguiente partida, Gerardo tuvo más suerte… y se dedicó a narrarla en directo en Twitter. Consiguió la victoria, en parte gracias a los perros cobardes de Juanjo, que decidieron hacer lo que les venía en gana, en lugar de lo que les gritaban sus entrenadores desde las puertas. ¡Gracias, Juanjo, por tus buenas críticas y tus comentarios en redes!

Gerardo (Murmillones): 7.500 sestercios
Manu (Retiarii): 6.800 sestercios
Juanjo (Thraeces): 1.200 sestercios

¡Segunda oleada de jugadores de estatura reducida! Marcos enseña las mecánicas básicas del juego a todos los que se acercan a la mesa… aunque parece que está perdiendo puntos de Cordura en el proceso.

Con los siguientes jugadores resulta más sencillo explicar las reglas, pero no tanto ganar la partida: Marcos enfrenta a sus Cazadores morados con los Acorazados negros de José y los Domadores amarillos de Toni, y se queda a las puertas de la victoria.

¡Enhorabuena José! Los Acorazados vuelven a demostrar lo duros que son, y el Cataphractus consigue limpiar su honor después de la actuación desastrosa que tuvo por la mañana.

José (Acorazados): 5.500 sestercios
Marcos (Cazadores): 5.000 sestercios
Toni (Domadores): 1.700 sestercios

La vorágine de jugadores (y el calor cordobés) termina, como no podía ser de otra forma, por sobrepasarnos: aquí tenemos una foto que puede no corresponder con su marcador… Si os reconocéis, mandadnos un mensaje y sacadnos de dudas, por favor… ¡uf!

JC (Scutarii): 13.000 sestercios
Aníbal (Parmularii): 6.100 sestercios
Berto (Sine Scuto): 3.200 sestercios

Marcos enseña a tres jugadores de 17 años (y a un espectador mayor de edad) cómo enfrentar a un Andabata negro, un Scissor blanco (uno de los gladiadores que más me gustan), y un Pugilator amarillo. El ciego y blindado Andabata, ayudado por las Pitones (Verdugos negros), consigue una tajante victoria.

Juan José (Verdugos): 15.600 sestercios
Miguel (Domadores): 6.700 sestercios
Juan (Acorazados): 200 sestercios

Alfonso “Bruna” se queda sin puerta en las arenas, pero la espera se hace ligera probando Urban Explorers en la mesa naranja, con Luis y otros tres jugadores.

Después, a Alfonso “Bruna” le toca compartir mesa con los dos jugadores más jóvenes que tuvimos en el Festival, Alberto y Pablo; así que eliminamos todas las cartas de munera y maniobra para centrarnos en la sencilla mecánica de combate por dados especiales. Alberto es muy pequeño (le ayuda su madre Toñi), pero abre unos ojos como platos cuando le decimos que puede atacar y vencer a su hermano mayor, Pablo. Sonríe, y lanza los dados con una gran ilusión (momentazo del fin de semana)… pero no tiene demasiada suerte. Su hermano Pablo, a cuyo Esclavo no dejamos “resucitar en forma de mago” (“si quieres inventarte las reglas diseña tu propio juego como hice yo”), es vencido finalmente por Alfonso.

Alfonso “Bruna” (Murmillones): 5.200 sestercios
Pablo (Thraeces): 100 sestercios
Alberto + Toñi (Retiarii): ¡0 sestercios!

Y, como Alfonso no abandona su sitio (nos encantan los jugadores que repiten, como Pedrotronic en las LES 2016, que se quedó a vivir con nosotros y nos escribió una estupenda reseña), le cambiamos los rivales. Nos sentamos Sergio, con Thraeces, y yo con Murmillones, contra sus Retiarii… a los que devoramos con el Tigre del Caspio y el León del Atlas.

El duelo final entre el Thraex verde oscuro de Sergio y mi Murmillo rojo oscuro termina por sorpresa, cuando se prende fuego a la trampa de aceite en la que mi Gladiador estaba metido hasta las rodillas… ¡Demasiado calor para mí, y dos palmas para Sergio!

¡Enhorabuena, Sergio! Se lleva las únicas dos palmas (la de la primera prueba se repartió), y nos pega una buena paliza en cantidad de sestercios ganada. ¡Otra partida muy divertida!

Sergio “Knees” (Thraeces): 12.700 sestercios
David “Thraex” (Murmillones): 2.600 sestercios
Alfonso “Bruna” (Retiarii): 500 sestercios

Sergio se queda con nosotros, y presencia una de las partidas más divertidas… ¡por el alto número de Pifias!

La victoria, fue para mis favoritos Parmularii… pero no tenemos el nombre de los jugadores, todavía. ¡Pero está claro que se lo pasaron muy bien!

Arnold Pettibone (Parmularii): 9.000 sestercios
Arnold Pettibone (Petauristae): 2.400 sestercios
Arnold Pettibone (Sine Scuto): 1.000 sestercios

Entre partida y partida, conocemos en el Festival a un montón de gente… Óscar y Sara nos recomiendan hablar con Luis de Dracoideas, el autor de Onus… y me vuelvo a casa con un ejemplar firmado de este juego de batallas (impreso en AGRPriority) que enfrenta Roma vs Cartago. 🙂

Al final de la noche, cerramos las puertas de los anfiteatros para disputar una partida privada entre amigos. Y, como estaba pendiente una carrera de carros en el circo, y nos creemos aún con fuerzas, nos sentamos Marcos, Anonimus, Juancar y yo a la mesa… “¡para jugar con todas las reglas de ampliaciones!”

Marcos, que está que se cae de sueño, escoge los Murmillones rojo oscuro; Anonimus los Retiarii azul oscuro, y yo los Thraeces verde oscuro… Juan Carlos es el único sin Grupo de Gladiadores con los Scutarii rojos, y clama: “¡injusticia!” …y le respondemos: “¡disidente!” 🙂

Con unos velocísimos caballos, mi auriga verde oscuro consigue completar las dos vueltas de la primera prueba. ¡Una hazaña muy difícil en un juego en el que es más divertido chocar los carros unos con otros que hacerlos correr! Incluso resisto a la tentación de perder el tiempo atropellando camilleros (y ya sabéis lo que pienso sobre el tema si habéis ojeado nuestra crítica en “Las Benhuradas”).

En la segunda, salen a la arena Fieras grandes y parejas de Gladiadores. Una pareja de Murmillones destruye mi carro a espadazo limpio, así que les desmonto (en esta prueba no van atados a la barquilla), y les robo el suyo (NOTA: los Murmillones han dejado una versión distinta de este suceso en los Comentarios). Leones, Leones del Atlas y Guepardos se enfrentan entre sí… hasta que vienen de la organización del Festival a echarnos de una vez. Como la partida se queda a medias y tengo la única palma, me apunto una victoria, pero no contamos los sestertii. 😉

David (Thraeces): Victoria
Marcos (Murmillones)
Anonimus (Retiarii)
Juan Carlos (Scutarii)

¡Y vuelta a las camas de madera! Estábamos tan cansados, que no nos importó en absoluto y dormimos todos como marmotas…

Termina en la Supercrónica Parte III.
O puedes leer la Supercrónica Completa.

2 pensamientos en “Supercrónica del Festival de Juegos de Córdoba 2016 II

  1. ¡Creo recordar que el primero en atacar la biga de otro fuiste tú! Que destruiste mi precioso carro en los primeros pasos de recorrido, así que tuve que deshacerme de tu gladiador para poder finalizar la carrera, tomando prestado tu transporte.
    ¡No te pongas como bueno, que fuiste tú el incitador de la violencia!

    • ¡Calumnias! Yo creo que las alas de Morfeo ya estaban nublando tus sentidos. 😉

      Aunque lo que dices sí que tiene cierto sentido, hay que reconocerlo… hacer añicos al carro que acaba de adelantarte es, sin duda, la mejor estrategia para ganar la carrera.

      Y lo de incitar a la violencia en medio de una partida, debo reconocer que se me da bastante bien: en Córdoba conseguí que en varias partidas se aliaran todos los novatos para acabar con mis Gladiadores. 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *